Ya sea que intentes amueblar la sala de tu casa o cualquier otra parte de tu hogar,  elegir el sofá perfecto no es algo fácil de hacer.

Aspectos a considerar antes de escoger un sofá

Parecerá mentira pero es un elemento que debe acoplarse lo mejor que se pueda con lo que hay alrededor del lugar donde irán, pero principalmente, tiene que encajar e ir de la mano con el estilo de decoración que tengas.

En el presente artículo vamos a mostrarte los aspectos claves que debes considerar a la hora de elegir un sofá para tu sala de estar. Bien puedes aplicar estos mismos principios si tu intención es agregar una especie de sillón a cualquier otra parte de tu casa.

Toma las dimensiones correctas del salón o sala de estar

Por muchos modelos atractivos que encuentres en internet o en una tienda física, no todos van a calza perfectamente en tu salón o sala de estar. Para poder escoger un sofá sin importar el tipo que sea, tienes que conocer las dimensiones del lugar donde lo vas a instalar o colocar.

De esta manera podrás aprovechar el espacio que tienes disponible en ver en tiendas virtuales o físicas, los modelos que se acoplan a las medidas que has tomado. Lo bueno es que hay un montón de diseños y tipos de sofás para elegir. Es imposible que no encuentres uno que no se adapte al espacio que tienes disponible.

persona trabajando encima de un sofa

Una vez que ya sepas cuánto mide ese espacio donde tienes la intención de colocar tu sofá, ahora es momento de conocer cuáles son las opciones que hay disponible. El alto del mueble no debería importar mucho a menos que para ti sea importante. Lo que sí es imperativo es el largo y/o ancho del sofá.

Prueba diferentes posturas

  • Con esto nos referimos a que si ves un sofá de tu agrado, no vayas directamente a comprarlo porque tiene buen aspecto. Puede que al final resulte de lo más incómodo para ti, bien sea porque es muy rígido o muy blando. Además, Tienes que considerar el nivel a la que estarán tus piernas y/o pies del suelo una vez estés sentado.
  • Una forma sencilla de hacer esto es probándolo, no hay ninguna otra manera. Deja un poco de lado los comentarios que el vendedor o los comentarios respecto al sofá tienen. Cada quien tiene gustos diferentes y lo que puede resultar cómodo para ti para alguien más no lo es.
  • Entonces, una vez que hayas visualizado el sofá que vas a comprar, pruébalo de diferentes maneras. Es decir, siéntate en todas las formas que puedas. Si notas que tiene la suavidad ideal, la altura perfecta y te hace sentir cómodo, ese es el que debes comprar.
  • Importante no olvidar la postura de tu espalada y cuello. Si es posible, tómate el tiempo para recostarte un momento en el sillón y ver si tu espalda se amolda a la forma y contorno del sillón y si te sientes cómodo en él.

Verifica la comodidad del sofá

  • Para aprender a escoger un sofá perfecto, luego de haber pasado por los dos puntos anteriores, es momento de probar la comodidad. Para ello tienes que tener presente que al sentarte, tus caderas no deben quedar por debajo del nivel de tus rodillas.
  • De ser así, te será un poco difícil incorporarte, ahora, si te gusta ese tipo de suavidad ya es otra cosa.

Verifica cómo te sientes cuando te recuestas

  • Es obvio que al sentarse en un sofá, la idea es poder relajarse y no estar todo el rato con la espalda erguida y recta. Entonces, tomate unos cuantos minutos para recostarte y ver cómo te sientes al recostar tu espalda mientras tus pies se mantienen en el suelo.

Verifica como se siente tu zona lumbar

  • Tanto las caderas, como la espalda y la zona lumbar tienen que ir a cierto nivel o de lo contrario, comenzarán los dolores de espalda y en el peor de los casos, alguna que otra lumbalgia.

Verifica la posición de tu antebrazo

  • No hay nada menor que sentarse en un sofá y sentir la mayor comodidad posible. Puede que los otros elementos anteriores hayan pasado la prueba, pero si el apoyar tu antebrazo en el reposabrazos no se siente cómodo, créeme que no es un sofá que valga la pena.
  • Para saber si la altura es la indicada, todo lo que debes tener en cuenta es la altura del reposabrazos. Esta tiene que estar al mismo nivel que tu codo al sentarse. Esto no suele ser un problema en la mayoría de las veces puesto que gran parte del tiempo suele ser de esta manera.
  • Pero un dato interesante es que si el cojín del sofá es muy liviano y suave, cuando te sientes te hundirás. Y por más que el sofá tengas las medidas adecuadas, esa descompensación de nivel hará que tu codo quede por debajo de nivel de reposabrazos. Y cuando intentes apoyar tu brazo en él, te sentirás muy incómodo.
  • Aquí tienes todo lo que necesitas para poder escoger un sofá perfecto. Si esto no te ayuda con tu próxima decisión y posible compra, nada lo hará. Es más, puedes hacer algo bastante fácil.

Una vez que te hayas leído todo este artículo, puedes ir a la tienda más cerca e ir poniendo en práctica lo que aprendiste. Ya cuando vayas a escoger un sofá, se te hará mucho más fácil la adquisición.