Para comenzar tenemos que decir que los terremotos no son predecibles, por lo menos desde el punto de vista científico. Ocurre que se encienden las alarmas cuando se divulgan noticias que anuncian un movimiento telúrico, por eso lo principal es destacar que los temblores no pueden ser anunciados con anticipación.

¿Qué son los terremotos?

Los terremotos son el resultado de la liberación de energía producido por el choque de las placas tectónicas en las que se divide la tierra.

La superficie de la tierra se divide en bloques, que son las placas y ellas están en constante movimiento, el asunto es que generalmente los movimientos son tan lentos que no se perciben, pero cuando las placas chocan de manera violenta se acumula energía y cuando se libera se produce el terremoto.

La energía es liberada en formas de ondas, provocando que la superficie de la tierra tiemble. Se conocen tres tipos de ondas, las cuales son primarias, secundarias y superficiales.

Los terremotos son fenómenos naturales que suceden de manera súbita y donde prevalece la cultura de riesgo que tengan los habitantes en el lugar donde se produzcan.  Es el conocimiento de que hacer lo que podría preservar las vidas.

Volviendo al punto de cómo se originan los seísmos, vendría bien recordar que la tierra responde a un proceso donde las placas tectónicas se reacomodan constantemente, por lo que son procesos que llevan millones de años.

Las placas comienzan a moverse y cuando encuentran algún impedimento ocurre que se acumula la energía, entonces otra placa chocará bruscamente, rompiéndola y liberándola lo que origina un terremoto.

En tal sentido y según el foco de profundidad donde se libera la energía, es posible plantear la siguiente clasificación:

  • Cuando el choque ocurre en la corteza y hasta unos 70 km de profundidad se denomina superficial.
  • Cuando sucede entre los 70 km y hasta los 300 km es intermedio.
  • Y si es de mayor escala se denomina profundo.

terremoto sismico

Según el lugar en donde se produzca el terremoto se clasifican en:

Terremotos Tectónicos

Se producen a causa de los movimientos en la corteza terrestre ocasionando temblores o terremotos. Además son considerados devastadores por lo brusco que suelen ser.

Terremotos Volcánicos

Se originan en las proximidades de un volcán y casi siempre suceden antes de que se reactive la actividad volcánica. Estos pueden ser provocados por la acumulación de energía del magma o por los gases que ocurren durante las erupciones volcánicas.

Los movimientos telúricos en su mayoría son imperceptibles al ser humano, investigadores afirman que cada 30 segundo ocurre un temblor, porque las 17 placas tectónicas que conforman la corteza terrestre se encuentran en constante movimiento.

El terremoto se propaga a través de las ondas sísmicas que según su tipología pueden ser:

Ondas Longitudinales

Provocan un movimiento parecido a las vibraciones del sonido. Son realmente rápidas en propagarse.

Ondas Transversales

Se dispersan en forma transversal pero a menor velocidad que las anteriores.

Ondas Largas

Son superficiales, se producen muy lentos

Cuando ocurre un terremoto de gran magnitud las placas tardan cierto tiempo en retomar su estabilidad, por esa razón suceden replicas que colocan en alerta a la localidad donde se ha producido.

Cada país cuenta con organismos que se encargan del estudio de los movimientos telúricos, además de herramientas para realizar las mediciones respectivas, generando datos como magnitud, epicentro, zonas afectadas, duración y hora en la que ocurrió.

Estas instituciones se apoyan en la sismología, que es la ciencia que estudia los aspectos relacionados con los temblores o movimientos de las placas tectónicas. Para realizar las mediciones se necesita un instrumento conocido como sismógrafo, este registra en un papel las vibraciones.

Haciendo un poco de historia con respecto a los terremotos que han sido registrados pudiéramos mencionar:

En 1177 AC, se tiene datos del primer terremoto del que se tiene referencia ocurrido en China. De hecho este país cuenta con un catálogo donde se tienen registros de decenas de terremotos ocurridos en los siglos siguientes.

En Europa el primer terremoto del que se tienen datos es en el año 580 AC, pero del que se tiene información más precisa es el ocurrido en el siglo XVI.

En América los terremotos más antiguos datan del siglo XIV, acontecido en México y en Perú en 1741.

Por otro parte en Norteamérica se registran terremotos durante los años 1811 y 1812, específicamente en los alrededores de New York, Missouri, destacando uno de magnitud de 8 grados.

En 1906 en la ciudad de San Francisco ocurre un sismo devastador, con cifras de aproximadamente 700 fallecidos y un incendio que se produjo a partir del movimiento telúrico dejando sin hogar a más de 25.000 mil personas.

Para el año 1964, en Alaska se tiene información de un gran terremoto, pero por ser la zona con menos densidad demográfica no se registraron tantas víctimas fatales, pero se dice que este seísmo arrancó incluso árboles de raíz.

Lo cierto del caso es que gracias a la ciencia y a las investigaciones podemos conocer cómo y por qué ocurre un terremoto, aunque no podemos predecirlo, porque son movimientos que ocurren de manera brusca y casi inesperada, lo que si podemos es estar preparados y fomentar la cultura de riesgo.

Para comenzar podemos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

Tener preparado un equipo de primeros auxilios, con accesorios que puedan tener una duración mínimo tres días. Se recomienda que cada miembro de la familia tenga a su disposición una caja plástica con herramientas y productos esenciales.

Trazar un plan familiar que contemple medidas como; comunicaciones y lugares seguros donde se pueda ir y esperar.

Los accesorios necesarios de emergencia serían los siguientes, agua, comida no perecedera, utensilios, radio portátil, linternas y baterías. Además de un equipo de higiene que contaría con toallas húmedas, antibacteriales, toallas sanitarias, bolsas plásticas, mascarillas, entre otros.

Copia de documentos, contactos, entre otras cosas.

Ante eventos naturales impredecibles, lo ideal siempre será estar preparados con accesorios útiles, herramientas yestrategias que solo están al alcance del ser humano.