derecho frances y español

¿En qué se diferencia el derecho español del derecho francés?

Cada país tiene su sistema de derecho, por lo que se podría decir que aunque puedan tener características similares al de otra nación, en líneas generales puede considerársele como único, tal como ocurre con el derecho español y el derecho francés.

Quienes deciden estudiar derecho en España o en Francia deben saber que ejercer en otro país no es igual al país donde se han titulado, por lo que para ello tendrán que cumplir con algunos requisitos si desean que esto se convierta en una realidad.

Para ello, existen abogados especializados en el french desk que se especializan en tener tratos entre España y Francia para empresas o particulares.

Podrías pensar en este momento que hablar de derecho es algo genérico, que debería ser igual en España que en Francia, pero en realidad no es así, ya que existen algunas grandes diferencias entre el derecho español del derecho francés que valen la pena conocer un poco más.

Diferencias entre el derecho español del derecho francés

Si estás interesado en conocer cuáles son las diferencias de las que hablamos sobre el derecho español y el francés, continúa leyendo este artículo donde te dejaremos todos los detalles en los siguientes apartados.

nina pequena besando al padre

Pena máxima

Una de las grandes diferencias que tiene el derecho español del derecho francés es en cuanto a la cantidad máxima de años que puede recibir una persona, después de que sea encontrado culpable de uno o varios delitos que cometió.

En el caso de España, la cantidad máxima de años de prisión que se le puede condenar a alguien es de 20 años, pero, según el Código Penal español, de llegar a existir otros preceptos del mismo, como el que se le condene por otros delitos, se tomará como referencia la cantidad de años del más grave, alcanzando hasta un máximo de 40 años de prisión.

La situación en el derecho francés es totalmente distinta, ya que en Francia la pena máxima que puede dársele a una persona es cadena perpetua, si se da el caso de que haya cometido numerosos delitos y se le haya condenado por ello, como el asesinar a un menor de 15 año, violación precedida o con torturas, así como también son considerados en este precepto los actos de barbarie.

El Jefe de Estado

Por su puesto, tenemos que mencionar una gran diferencia que se relaciona con la que detallaremos en el siguiente apartado, y es que la figura del Jefe de Estado según el derecho español y el derecho francés, no es ocupada por la misma persona.

En el caso de España el cargo del Jefe de Estado corresponde al Rey, así que es él quien se encarga de moderar el funcionamiento regular de las instituciones del país, aunque muchos podrían considerar que su desempeño en ello tiene un papel más secundario que protagónico.

Ahora, según el derecho francés, la figura de Jefe de Estado la recibe el presidente del país, aquel que fue electo por la mayoría de los ciudadanos a través del sufragio universal, por lo que se le confiere todas las atribuciones que amerita el cargo.

Elección del gobierno

También vale resaltar que en el derecho español, según la constitución de España, el gobierno de la nación es elegido por los ciudadanos, pero la elección del presidente de este no se hace de forma directa, se realiza de manera indirecta a través del poder legislativo, así que una vez elegidos estos, el rey, el Jefe de Estado, es quien propone a un candidato a la presidencia de gobierno, el cual deberá obtener la mayoría absoluta, mientras que los demás miembros de su Gobierno serán nombrados por el Rey, bajo la propuesta que se le haya presentado.

En cambio, la constitución francesa establece que el jefe de gobierno, el primer ministro, depende del parlamento de Francia, mientras que el Jefe de Estado es el presidente que se elige mediante el sufragio universal de los ciudadanos de esa nación.

Para las elecciones francesas se presentan varios candidatos a la presidencia, y uno de esos debe obtener la mayoría absoluta de los votos para alzarse con el triunfo, o se tendrá que convocar una segunda vuelta donde solo participarán los dos que hayan sido más votados.

Destitución del gobierno

Otra diferencia clara entre el derecho español del derecho francés es referente a la destitución del gobierno de estas naciones, ya que en el caso de España esta decisión la tiene el congreso de los diputados, para lo cual debe destituir al presidente a través de una moción de censura constructiva que debe tener el apoyo de la mayoría absoluta del congreso.

En Francia no ocurre del mismo modo, ya que la destitución del gobierno francés es potestad de la Asamblea Nacional Francesa, quienes tendrán en su mayoría que apoyar al primer ministro elegido por el presidente.

Sin embargo, destituir al presidente se vuelve más complicado cuando la mayoría de la Asamblea pertenece al mismo partido que el presidente electo, por lo que el primer ministro queda con un papel secundario dentro del gobierno y hasta subordinado, lo cual podría causar su destitución en el caso de volverse impopular su administración.

Como es de esperarse, existen más diferencias entre el derecho español y el derecho francés, y aunque se trata de dos naciones europeas, la aplicación de sus normas jurídicas no siempre coinciden en los mismos puntos, por lo que quienes se desempeñen como abogados, y que provengan de la nación contraria, deben familiarizarse a cabalidad con todo lo referente al derecho del país donde ejercerán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *