Estamos acostumbrados que la época de invierno llegue en determinados meses del año. Sin embargo, debido al avance de la civilización, a la creación de industrias, a la contaminación que ha ido aumentando en los últimos años, la presencia del invierno puede llegar a retrasarse gracias al cambio climático que está sufriendo el mundo.

El cambio climático afecta al frío

Existen dos fenómenos naturales que pueden ser causantes del retraso del invierno, o bien que este llegue con temperaturas más cálidas de lo normal, estos son el fenómeno de El Niño y el anticiclón de las Azores.

En el siguiente artículo nos dedicaremos a hablar de estos dos fenómenos y la manera en que afectan al clima y por lo tanto, provocan que el invierno llegue a retrasarse en ciertas regiones del mundo.

¿Qué es El Niño?

Es un fenómeno que se origina debido al calentamiento que sufre el océano Pacífico. El Niño ocasiona cambios en las corrientes oceánicas y en el viento, lo que produce que se libere calor hacia la atmósfera. Esto tiene efectos importantes en el patrón meteorológico del mundo.

El niño y el cambio climático

De acuerdo con evidencias dadas por investigaciones, existe una relación entre el fenómeno de El Niño y el cambio climático. Debido a que éste último aumenta las posibilidades de que se produzca este fenómeno natural.

De igual manera, El Niño agrava más los efectos del cambio climático, debido a que libera una alta cantidad de calor desde el océano Pacífico.

Las estimaciones indican que a medida que aumenten las temperaturas en los océanos a causa de la influencia del cambio climático, existe una mayor posibilidad de que “El Niño” se produzca.

Para este año, las posibilidades de que se dé este fenómeno se encuentra en unos el 75 a un 80% de que suceda. A pesar de que no se espera que la intensidad se compare al del año 2016, la temperatura de los mares ya está aumentando y por lo tanto, puede terminar por afectar el clima en algunas regiones.

El niño y el cambio climático

¿Cómo afecta el anticiclón de las Azores al invierno?

El anticiclón de las Azores es el que produce los tiempos secos, soleados y calurosos durante la temporada de verano.

No obstante, también puede tener efectos sobre otras épocas, como en el caso del otoño y la primavera e incluso durante el invierno.

Para Europa el anticiclón se puede ubicar en el centro del mar Cantábrico, afectando a los inviernos, haciéndolos más secos, templados y actuando como barrera ante las borrascas que pueda haber.

Durante la época del verano, los rayos solares tienen un efecto mucho mayor en áreas que tienen altas presiones, las cuales ocasionan que se forme un anticiclón que se va hinchando.

El anticiclón sirve como una barrera que evita que los frentes lleguen a varias regiones en España, por lo tanto, las precipitaciones serán escasas o nulas.

La única zona que no está del todo protegida es la región norte, a esta si pueden llegar los frentes que van por Europa central. Por esta razón es que durante el verano no hay muchos registros de lluvias y más días soleados, estando las precipitaciones más presentes en la región norte.

La razón por la que en algunas ocasiones las épocas de primaveras u otoños tengan más o menos precipitaciones, dependerá de la manera en que oscile el anticiclón de las Azores, el cual no se mueve de una manera suave sino que lo hace por medio de pequeños saltos de arriba y abajo.

Cuando el salto no es hacia abajo, los frentes pueden llegar a la península ibérica. En cambio, si es hacia arriba, no permite que los frentes lleguen a la península, por lo tanto, hay más días soleados y un mejor tiempo.

La razón por la que el invierno se puede llegar a retrasar e incluso ser más cálido, puede deberse a que el anticiclón de las Azores no se ha replegado, sino que ha permanecido durante más tiempo del habitual, creando esta barrera que impide la entrada de las borrascas.

¿Cómo combatir el cambio climático para evitar estas situaciones?

¿Cómo combatir el cambio climático para evitar estas situaciones?

Todos podemos participar para evitar o disminuir el cambio climático que sufre el planeta. Esto es posible por medio de acciones simples que se puede hacer diariamente y que, poco a poco, irán cambiando estos cambios que terminan por alterar el clima.

Una de las maneras es usar otros medios de transporte menos contaminantes, como las bicicletas. Usa los trenes en vez de aviones si tienes que hacer viajes largos. Así como el transporte público en vez de tu coche, dado que así reducirás las emisiones de carbono a la atmósfera.

Ahorrar energía es uno de los factores que más influye para combatir el cambio climático. Usa el calor de los rayos solares para secar tu ropa en vez de una secadora.

Desconecta los dispositivos que no estés usando, aprovecha la luz del sol para iluminar tu hogar o utiliza luces leds. De igual manera puedes comprar electrodomésticos que tengan un uso de energía eficiente.

Educar también es importante, ya que por medio de esto se creará concientización que lleve a las personas a tomar acciones y comportamientos que eviten el uso irracional de la luz, el agua o de los desechos.

En cambio, se les enseñará maneras efectivas de ahorrar, reciclar y contribuir con el medio ambiente para así reducir el cambio climático.