¿Por qué a los hombres casados ​​les gusta ir de putas por Madrid?


putas por madrid

Hay pocas cosas más devastadoras para un cónyuge que la traición y la infidelidad y ese sentimiento devastador se intensifica más cuando se hace público. Sin embargo, hay una diferencia psicológica entre el sexo pagado y otros tipos de infidelidad y es que cuando se va de putas por Madrid con Hottescorts.es, por lo general sólo por el sexo, no se trata de la amistad.

Ir de putas por Madrid es muy fácil

No es cuestión de ego, admiración o conquista, tan solo es una transacción de negocios en frío y sin emociones y es que es difícil especular sobre por qué los hombres casados ​​ visitan a las putas, porque las razones son muy variadas. Un hombre puede, por supuesto, sentirse aburrido y considerar el sexo con putas, como un acuerdo de negocios sin emociones.

Es posible que, de hecho, se tenga una pareja que se niegue a realizar el acto sexual, mientras que él se niega a abstenerse. O bien, se puede desear ciertas cosas que le avergüenza pedir a su esposa.

Antes de los teléfonos y la llegada del sexo por teléfono por pago, visitar una prostituta era la única manera para que una persona gozara de algo de anonimato y sin el riesgo de una complicación emocional y es que hay estudios recientes que muestran que ciertas sustancias químicas del cerebro se liberan después del sexo en pareja, pero no en solitario y se podría especular que esto juega una parte importante de por qué un hombre que visita a una prostituta la prefiere a ella en vez de masturbarse mientras habla con una escort o profesional por teléfono.

Los hombres más golfos de Madrid prefieren irse de putas

Las estadísticas a nivel mundial muestran que alrededor del 20 % de los hombres casados ​​son infieles a sus cónyuges y es que este pequeño porcentaje de hombres utilizan los servicios de “escorts” o prostitutas e incluso hasta puede ser un hábito permanente.

Una de las razones es que hay poco que arriesgar en el proceso. También se sabe que los sentimientos de culpa son menores en estos casos y no se considera en subconsciente como un engaño a la pareja. También las reglas están claras y no hay lugar para los sentimientos sino para el sexo.

Otra posibilidad, aunque poco probable, es que algunas parejas pueden tener un acuerdo privado. Quizás la persona no está interesada en tener relaciones sexuales y en caso de una situación así, entonces la otra persona tiene permiso para visitar a una puta en Madrid.

En fin, no se permite ninguna emoción que pudiera poner en peligro el matrimonio, pero hay permiso para satisfacer el apetito sexual. Esto podría ser a condición de que se practique el sexo seguro y se utilice a completa discreción.

Los hombres buscan solo sexo a la hora de contratar a una puta en Madrid

Muchos terapeutas definen la adicción sexual como comportamiento obsesivo que pone en peligro el matrimonio, la familia, la carrera, la salud y la seguridad personal. Siempre y cuando no se caiga en esos extremos, el riesgo de que se pierda el matrimonio es poco probable que venga por contratar a una puta en Madrid, hay otros factores de mayor peso y que sí juegan un papel importante en la relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *