Las moscas se tratan de insectos que suelen propagarse a mayor velocidad a lo largo de la época de verano, lo cual se debe al gran nivel de calor propio de esta temporada; por eso anualmente cuando llegan los días más calurosos, suele ser común que parezca que estos molestos insectos se encuentran persiguiéndonos sin importar hacia donde nos dirijamos.

¿Por qué en verano se nos llena la casa de moscas?

Aparte de esto y cuando esta época llega no solo aparece el natural desagrado hacia su presencia, sino que también suele surgir una duda acerca de por qué hay tantas moscas en verano, superando incluso las que puedan verse durante el invierno.

Para dar respuesta a esta duda es preciso comenzar diciendo que pese a consistir en una especie de insectos que no tiene la capacidad para sobrevivir durante la temporada de invierno, debido a que no logra resistir las temperaturas muy bajas.

Sin embargo aquellas moscas que si son capaces de permanecer con vida cuando llega el verano, suelen ser las que se encargan de que su especie sobreviva.

Así y aunque podría parecer que las moscas escogen molestarnos a lo largo del verano, el auténtico motivo por el cual tienen un gran auge poblacional durante esta temporada, consiste en una compleja interacción de la lluvia de invierno, el incremento de las temperaturas y por supuesto, la disponibilidad de suficientes fuente de alimentos.

Dicho de otra forma, la prevalencia de estos insectos a lo largo de esta época del año se encuentra relacionada con el clima o en concreto con el impacto que el calor causa en los alimentos.

De la misma forma cabe señalar que los insectos se destacan por ser ectodérmicos, lo cual por lo general suele conocerse igualmente como de “sangre fría”, esto quiere decir que su temperatura corporal depende directamente del ambiente externo.

Así, el incremento de temperatura característico durante el verano, se encuentra estrechamente vinculado a un considerable incremento en la actividad de dichos insectos.

El frío: un control reproductivo natural

Es bastante sencillo llegar a notar que la población de moscas disminuye de forma radical en el invierno, esto se debe a que del mismo modo que la mayor parte de los insectos, como ya mencionamos, las moscas suelen ser realmente sensibles ante el frío.

Una vez que llega la temporada de bajas temperaturas, resulta natural que la población de estos insectos experimente un aumento en su tasa de mortalidad.

Asimismo, otro dato de gran importancia consiste en que las pocas moscas que llegan a sobrevivir cuando pasa el invierno, suelen trasladarse hasta las regiones más cálidas, esa es la razón por la cual en invierno es casi completamente imposible que estos insectos puedan reproducirse y logren vivir dentro de países que poseen climas un poco más rígidos.

Calor y reproducción rápida: una fuerte combinación

De acuerdo con la información que hemos presentado previamente, es posible que sea bastante curioso que este tipo de insectos abunden en los días de más calor durante el año, considerando que mueren de forma masiva durante los días más fríos.

De hecho, la explicación para dicho fenómeno se trata de la facilidad y rapidez con la cual las moscas pueden reproducirse.

Especies de moscas

Con el fin de poder comprender la rápida reproducción de estos insectos, cabe tener en cuenta que una única “pareja” de moscas tiene la capacidad de producir alrededor de miles de millones de crías cada verano.

Asimismo, otro dato a considerar consiste en que más del 50% de los huevos que pone cada pareja por lo general son hembras; lo cual quiere decir que en poco tiempo esas crías serán fértiles y tendrán la capacidad de poner una gran cantidad de huevos.

Del mismo modo es preciso no olvidar que las moscas suelen desarrollarse, esencialmente, en la materia orgánica que se encuentra en estado de putrefacción, caso que suele ocurrir comúnmente cuando aparece la temporada de calor.

Las altas temperaturas durante el verano fomentan la proliferación de los microorganismos encargados de degradar la materia orgánica, esa es la razón por la cual a lo largo de esta temporada los alimentos suelen pudrirse con mayor facilidad y en consecuencia, incrementa la disponibilidad de fuentes de alimentos para las moscas.

Tomando en cuenta dicha capacidad de reproducción, resulta casi imposible poder disfrutar de un verano libre de la presencia de estos molestos insectos.

Sin embargo y con el fin de impedir que las moscas puedan posarse sobre los alimentos e incrementen el riesgo de contraer enfermedades, hay que considerar posibles soluciones caseras que permitan alejarlas.

¿Por qué ahuyentar las moscas de casa?

Los más probable es que las moscas sean una de las peores molestias que pueden existir durante el verano, especialmente al posarse en los alimentos y/o comenzar a dar interminables vueltas alrededor de nuestras cabezas.

No obstante, este no se trata de la razón principal por la que resulta preciso ahuyentarlas de casa; de hecho, el motivo más importante para deshacerse de estos insectos consiste en que existen numerosas especies de moscas capaces de transmitir múltiples enfermedades que pueden ser bastante graves, por ejemplo, salmonella, disentería o cólera, etc. Por ello, es recomendable tener una buena higiene cotidiana y continuada.

Aparte de esto y al posarse sobre los alimentos, es posible que depositen distintos endoparásitos los cuales pueden causar muchas patologías gastrointestinales e infecciosas. Ese es el motivo por el cual conviene conocer diversas soluciones caseras que realmente sean de utilidad para poder combatir a las moscas cuando llegue el verano y así estar seguros de poder garantizar nuestra salud.