Preguntas sobre el cigarrillo electrónico


tecnologia-cigarros-electronicos

¿Es el cigarrillo electrónico peligroso? ¿Se puede considerar una droga? ¿Cuáles son los puntos de venta? ¿Está prohibido el cigarrillo electrónico en el trabajo o en lugares públicos?

Preguntas y respuestas sobre el cigarrillo electrónico

Mientras que el vapeador atrae más y más seguidores en todo el mundo, surgen muchas preguntas sobre el cigarrillo electrónico y es que a finales de 2013, no había más de 7 mil vapeadores en Europa, pero actualmente son millones.

El cigarrillo electrónico funciona siempre, independientemente de la marca, de acuerdo con el mismo principio, un atomizador envía vapor a un cartucho, realizando este una reacción causada por un sistema electrónico alimentado por una batería.

En el atomizador, de algodón o de fibra de vidrio se encuentra en remojo un líquido especial. Por la presión del usuario sobre un botón, una resistencia se calienta y finalmente el vapor es liberado. Esta mezcla es arrastrada por la aspiración del usuario en un cartucho, en contacto directo con los labios.

¿Quién invento el cigarrillo electrónico?

El cigarrillo electrónico fue inventado por un científico chino, Hon Lik en la década del 2000, pero el producto aterrizó en Europa, más o menos en el 2007.

La fabricación de cigarrillos electrónicos o por lo menos sus componentes, se mantuvo confinado casi exclusivamente en China, aunque hoy en día, todos los cigarrillos electrónicos son realizados en China, independientemente de la marca.

Sin embargo, algunos recambios, pueden ser fabricados en otros lugares diferentes a este país, en particular son los que contienen propilenglicol, glicerina vegetal y aromas alimentarios.

El precio de un cigarrillo electrónico recargable se encuentra entre los 40 y 90 euros y el precio de un cartucho o recarga puede variar de 6 a 10 euros.

Según estudios, los cigarrillos electrónicos podrían ahorrar hasta 1.000 euros al año a un fumador empedernido y es que el consumo de un paquete de media al día le cuesta al consumidor unos 2482 euros cada año, mientras que el cigarrillo electrónico sería en promedio entre 1150 euros y 2138 euros por año, dependiendo de si los cigarrillos electrónicos son recargables o desechable.

¿Qué productos contienen los cigarrillos electrónicos?

Las sustancias en el atomizador de cigarrillos electrónicos son variables, ya que estos por lo general contienen nicotina de 0 a 18 mg / ml, glicerol o propilenglicol. Los cigarrillos electrónicos también tienen todo tipo de sustancias como el formaldehído, acroleína, acetaldehído, aunque hay que decir que los científicos también han encontrado trazas de metales peligrosos, cancerígenos o tóxicos que varían de un cigarrillo electrónico a otro.

¿Un peligro real?

Varios usuarios han reportado en los foros o por correo electrónico un peligro muy inesperado, siendo este peligro la higiene del cigarrillo electrónico y es que al ser reutilizable, el cigarrillo electrónico promovería la acumulación de microbios y bacterias.

La punta del cigarrillo electrónico acumula bacterias. Es como comer con un tenedor sucio por semana, el calor generado por el vapor de la unidad puede facilitar el desarrollo de microbios que por lo tanto pueden penetrar la mucosa dilatada y por lo tanto permeable. Además que estos cigarrillos se suelen colocar en cualquier lado por lo que tiene contacto con todo tipo de superficies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *